martes, 22 de mayo de 2012

Análisis del Eneatipo 6

Volver a Inicio de Página

«Soy muy responsable, trabajador, leal y fiel. Tengo una mente inquisitiva y vigilante. Dudo antes de tomar una decisión. Tiendo a preocuparme por todo. Suelo terminar lo que me propongo. Lo más importante, para mí, es mi seguridad y la de los míos. Soy directo y asertivo. Cuestiono la autoridad y desconfío de alguien que me alaba mucho. Pienso: ¿qué querrá de mí?».


Índice


Volver a inicio de Página

1-Consideraciones Importantes


Eneatipo-6
Pintura: Ana Roldán

Lea detenidamente las siguientes cuestiones para poder entender y asimilar correctamente la información contenida en esta página:
  1. El autodescubrimiento no termina con la identificación de la personalidad básica o eneatipo, sino que tan sólo supone el comienzo de un viaje interior que nos ayuda a empatizar, comprender y mejorar nuestra comunicación con los demás.
  2. Sea cual fuere su eneatipo básico, los eneatipos en las direcciones de integración y desintegración influyen en su personalidad global. Para obtener una respuesta más acorde a la misma, no sólo debe tomar en cuenta el eneatipo básico y su ala correspondiente, sino los dos eneatipos correspondientes a sus direcciones de integración y desintegración en el Eneagrama. Los rasgos de los cuatro eneatipos pueden mezclarse en su personalidad global, proponiendo un marco más amplio y acorde a la realidad. Tomando como ejemplo un eneatipo 6, es muy difícil identificarse completamente con él: cualquier eneatipo 6 posee un ala 5 ó 7, así como una dirección de desintegración (3) y otra de integración (9), que juegan un papel importante en la personalidad global.
  3. Este blog dispone de 9 tests independientes para valorar cada eneatipo básico, así como un test de identificación rápida TRIE (disponible en el apartado «Etiquetas» a la derecha del blog) y un test preciso on line (accesible a través del botón «Eneagrama», situado en el menú de la parte superior del blog).
  4. A través del test del Eneagrama es posible dibujar un mapa completo de nuestra personalidad, teniendo en cuenta que el resto de eneatipos influyen en nuestra personalidad global.

Volver a inicio de Página

2-Situación en el Eneagrama


El eneatipo 6, junto a los eneatipos 5 y 7, conforma el trío mental o racional, caracterizado por la importancia de valorar mayoritariamente las consecuencias de la conducta en el futuro.

Contrariamente, el trío emocional (eneatipos 2, 3 y 4) otorga mayor importancia al pasado y los sentimientos, así como el trío visceral (eneatipos 8, 9 y 1) se centra en el momento presente, de carácter relevante.

A grandes rasgos, el eneatipo 6 maneja sus energías de un modo intermedio, entre la extroversión y la introversión (eneatipos 3, 6 y 9), en un intento de conciliar ambas tendencias y sin desarrollar ninguna especialmente.

Contrariamente, otros eneatipos obran de manera introvertida (eneatipos 1, 4 y 5), atendiendo primordialmente a su mundo interno y a sus necesidades, o bien de un modo extrovertido (eneatipos 2, 7 y 8), centrando su atención en el entorno y las personas que le rodean.

La personalidad global del eneatipo 6 puede estar influenciada de un modo notable por su ala (5 ó 7), así como por su dirección de integración (eneatipo 9) y su dirección de desintegración (eneatipo 3).

Localización del eneatipo 6

Volver a inicio de Página

3-Hábitos


El eneatipo 6, caracterizado por la sospecha, puede mostrar los siguientes hábitos:
  • Ambivalente.
  • Proyecta sus miedos a través de los demás.
  • Leal, fiel.
  • Obediente.
  • Tímido.
  • Dudoso, paranoide.
  • Busca culpables.
  • Racional, híper-controlado.
  • Víctima.
  • Desconfiado, vigilante e inseguro.
  • Escéptico, pesimista, amargado.

Volver a inicio de Página

4-El Miedo Como Pasión


Según la RAE, el miedo se define como la perturbación angustiosa del ánimo por un riesgo o daño, real o imaginario. Un recelo o aprensión por temor a que suceda algo contrario a lo deseado.

Collage representativo del eneatipo 6

La contradicción y ambivalencia del eneatipo 6 le convierten en una persona muy lógica y racional, pero también quizá en la más paradójica de las personalidades contempladas en el eneagrama, por lo que resulta un carácter muy difícil de comprender, resultado de sus propias contradicciones. Su enorme ambivalencia hace que personajes tan diferentes como Woody Allen o Adolf Hitler compartan eneatipo, señalados ambos por el miedo.

La característica principal del eneatipo 6 es que, a pesar de cumplir con los patrones descritos asociados a su personalidad, en ocasiones puede resultar imprevisible, por lo que también suele ser cierto todo lo contrario a lo esperado en cualquier caso.

Contrariamente a la aletargada existencia del eneatipo 9, el eneatipo 6 vive en un estado de alerta constante, acuciado por una especie de mecanismo de alarma que le avisa de cualquier peligro, posible o imposible.

El miedo puede empujarle a ser muy obediente, cumpliendo las reglas al pie de la letra, obteniendo una sensación de seguridad, como si el apego a las reglas le otorgase una cierta inmunidad en la que nadie pueda hacerle daño.

Su miedo y cobardía afloran en forma de ambivalencia y duda, a través de una actitud híper-vigilante que conlleva ansiedad: miedo al cambio, a cometer errores, miedo al fracaso, a lo desconocido, a soltarse, a la hostilidad, al engaño, a no ser capaz de sobrellevar las situaciones, a no sobrevivir, a la soledad en un mundo amenazante, a la traición, a la trasgresión, a la culpa, al castigo, miedo a entregarse, miedo a amar, etc.

Nacidas a partir de su pensamiento negativo, el eneatipo 6 puede gozar de notables ventajas: la búsqueda de lo que puede salir mal y de quién puede hacerle daño, le mantienen atento y vigilante, centrado en el presente.

Miedo: luchar o huir

El miedo antepone la seguridad al cumplimiento de sus pretensiones, deseos y sueños, frenados a menudo por la auto-justificación: «me encantaría ser guitarrista de estudio, pero no se puede vivir de ello». «Hubiera querido estudiar psiquiatría, pero en la consulta se trata a gente con patologías graves a diario».

Volver a inicio de Página

5-El Miedo Como Excusa


El eneatipo 6 es capaz de afrontar el miedo de dos modos posibles: huyendo, o adelantándose a través de la lucha.

Su vida transcurre bajo una gran ambivalencia existencial: no sólo duda de sí mismo y de los demás, sino que cuestiona incluso su propia duda. Quiere creer en sí mismo, en los demás y en lo que acontece alrededor. Sin embargo, siempre le está buscando «tres pies al gato», como prueba para poder creer y confiar con seguridad.

Paradójicamente, el eneatipo 6 puede perder su miedo en momentos de verdadero pánico. Sus miedos son mayormente de carácter futurista, impregnados de tinte previsor y catastrófico, lo cual se traduce en una verdadera ansiedad por la supervivencia.

Desconfía de todo, y de todos. Habitualmente presenta un comportamiento paranoide y está convencido de que todas las personas son una amenaza, y muy probablemente tengan intenciones de atacarle en cualquier momento o destruirle, en el peor de los casos. Por todo ello permanece en una actitud de guardia e híper-vigilancia, viviendo su vida como el personaje Billy Bones en «La Isla del Tesoro», un viejo marinero que esconde el mapa del tesoro del capitán Flint; alojado en la posada «El Almirante Benbow», acontece su existencia vigilando con su catalejo el horizonte, esperando a que llegue el malo.

Su comportamiento normalmente va orientado a cumplir con la autoridad, fielmente y con férrea actitud, hasta el momento en que ésta le muestre pruebas de que no es de su confianza. Entonces y de modo automático, se transforma en opositor.

El miedo genera ambivalencia

Inofensivo en soledad, agrupados y bien constituidos pueden llegar a ser una terrible amenaza.

En la escala jerárquica, el eneatipo 6 se muestra muy sumiso con los que tiene por encima, y déspota con los que están por debajo. Su comportamiento suele ser, por tanto, «pelotero» o «lame botas».

eneatipo 6: «pelotero»

Actúa sólo tras analizar cuidadosamente cada paso y consecuencia posible, conociendo con suma precisión donde está situado y qué piensa, y sobre todo, cuáles son las posibles variables nefastas que pueden entrar en juego en cualquier momento.

En su afán por sentirse seguro y poder confiar, se debate entre el deseo de complacer o ponerse en contra, obedecer o rebelarse, admirar o invalidar, amar u odiar, mezclando una y otra vez su confianza y su duda.

La ambivalencia y desconfianza del eneatipo 6 le hace vivir en un mar de incertidumbres, buscando una autoridad a la que aferrarse y en la que creer, ya sea a través de una persona o de una institución, en quien poder confiar y que al mismo tiempo le sirva de guía.


Volver a inicio de Página

6-Manifestación del Miedo


El miedo del eneatipo 6 puede manifestarse a través de las siguientes actitudes:

  • Incertidumbre crónica: la persona vacila, no porque esté confuso acerca de las tareas que debe realizar, sino porque cuestiona sus propias capacidades. A menudo carece de confianza personal, dudando de sí mismo y vacilando a la hora de tomar decisiones, presentando una tendencia a recopilar de continuo información actual para no correr el riesgo de equivocarse.


El miedo y la incertidumbre

  • Dependencia: la recuperación de la seguridad personal se produce a través de la fiel observancia de las reglas y normas, así como de la obediencia a la autoridad, mientras que las situaciones no estructuradas le provocan ansiedad.
  • Sospecha: no se fía fácilmente de las personas y tiende a dudar de las intenciones ajenas. Presta especial atención a los mensajes verbales y no verbales o significados ocultos, desconfiando y criticando a quien transgrede, permaneciendo atento para prevenir eventuales peligros.

Sospecha. Paranoia.

  • Intolerancia ante la ambigüedad: el eneatipo 6 posee una innata necesidad de claridad, de llamar a las cosas por su nombre, y es por ello que no soporta la idea de la ambigüedad, por lo que puede mostrarse rígido e inflexible frente a aspectos o interpretaciones de la verdad que no coinciden con la suya propia, o que le resultan dudosas y ambivalentes.
  • Búsqueda de amistad: evita el peligro de ser rechazado, promoviendo una imagen positiva de sí mismo a través de la hospitalidad, la afabilidad y la amabilidad, pecando en ocasiones de obsequioso o de mostrar una exagerada lealtad.
  • Temeroso: obediente, repleto de dudas. El pensar sustituye al hacer, por temor a ser atacado al exponerse. Es leal a las causas, vacila, se siente perseguido y se rinde cuando le acorralan, enfrentando su terror de un modo muy agresivo.

Volver a inicio de Página

7-Comportamiento y Actitudes


El miedo del eneatipo 6 puede mostrarse bajo diversas formas:
  • Temeroso, obediente, repleto de dudas.
  • Tímido (dependiendo del subtipo).
  • Habitualmente sustituye el pensar por el hacer, temiendo ser atacado al exponerse.
  • Tendencia a controlar, sin permitir el instinto o la intuición.
  • Proyecta los aspectos que rechaza de sí mismo sobre los demás, como mecanismo de defensa.
  • Acusador de los demás y de sí mismo.
  • Se siente vigilado. Paranoico.
  • Vive siempre bajo la sensación de que en cualquier momento va a ocurrir una grave catástrofe.
  • Posee una especie de sexto sentido para intuir y desenmascarar las mentiras.
  • Necesita apoyarse en otro, buscando la alianza por temor a su propia indefensión.

Lealtad

  • Obediente con los de arriba, autoritario con los de abajo.
  • Su ansiedad de supervivencia le hace ahorrar todo lo posible en previsión de épocas de vacas flacas.
  • Busca seguridad y garantías, intentando proteger a toda costa sus apuestas o inversiones.
  • Piensa que la vida está plagada de peligros e incertidumbres, por lo que la aborda con cautela y unas expectativas moderadas.
  • En general, le interesa más establecer y mantener sus redes de seguridad que trabajar por sus objetivos y aspiraciones propias.
  • Imagina la peor de las situaciones, con la idea de que todo es peligroso o puede serlo, contemplando las posibles consecuencias.
  • Para evitar equivocarse cree necesario ser dependiente de otra persona más fuerte o más sabia en quien confiar, que dé la orden o la autorización necesaria, contra la que se rebela a menudo.
  • Acusador de quien no cumple las reglas, se refugia en la seguridad que otorga su cumplimiento para buscar otros culpables.
  • Leal a una causa.
  • Vacila, se siente perseguido y se rinde cuando le acorralan. Sin embargo, al sentirse acorralado puede enfrentar su miedo de un modo agresivo.
  • Para aliviar su inseguridad trata de encontrar una figura protectora sólida, o bien ir en contra de la autoridad. Habitualmente brinda su lealtad a una institución protectora: la empresa, la religión, etc.
  • Leal en extremo.
  • Encuentra su identidad y su seguridad en un grupo.
  • Lucha contra el miedo.
  • Miedo a ser castigado.
  • Nivel muy alto de culpabilidad.
  • Tomada su decisión, continúa sumido en la duda.
  • Reprime fuertemente sus deseos. Su mayor temor puede ser dar rienda suelta a sus impulsos agresivos y sexuales, lo cual le conduce a un sentimiento de impotencia.
  • Le cuesta poder confiar y entregarse a otras personas.
  • Pide consejos a todo el mundo, aunque finalmente obra como le parece.

Volver a inicio de Página

8-Infancia


El eneatipo 6 aprendió desde muy pequeño que el mundo es un lugar peligroso e imprevisible, donde no se puede confiar en la gente, ya que siempre, de un modo u otro, terminan traicionándote. Dicho principio es el que le obliga a tratar de acomodarse a la autoridad vigente, permaneciendo siempre listo y preparado, no vaya a ser que en cualquier momento ocurra una catástrofe.


A menudo recuerda haber temido a personas que tenían poder sobre él, siendo incapaz de actuar por sí mismo.

Volver a inicio de Página

9-Liderazgo


El liderazgo que ejerce o puede ser capaz de ejercer el eneatipo 6 es:
  • Líder colaborador o de sostenimiento del grupo. Siempre a un paso atrás del grupo, ejerce un liderazgo de consistencia.
  • Trabajador incansable, puede llegar a asumir el trabajo ajeno. Metódico y perseverante, aunque con dificultades ante los cambios.

Volver a inicio de Página

10-Subtipos


El eneatipo 6 presenta una considerable diferencia entre los tres subtipos contemplados en el eneagrama, al igual que sucede con el eneatipo 4. Podemos dividirlos en el «miedoso» (fóbico), el «prusiano» y el «contra fóbico», denominado también «fuerza».

Su inseguridad hace que a menudo fomente su participación en grupos, con la idea de vencer a través de sumar fuerzas. De todos los eneatipos es quien busca más seguridad integrándose en los grupos, clubes, equipos, asociaciones, gimnasios, grupos de chat o, en el peor de los casos, sectas, bajo el criterio de «ellos y nosotros», de modo que quienes pertenecen al grupo son uno mismo y el resto, quienes no pertenecen al grupo, resultan amenazantes.

El grupo, la manada

Subtipo Conservación
(Calor o Calidez)

Calor, calidez.

Es el emocional de los tres subtipos. Muy inseguro, es el que mejor acepta las normas en principio, aunque finalmente acostumbra a terminar revelándose. Es un rebelde con cara de bueno. Muy ambivalente, siempre forma alianzas. Cálido, acogedor, amigable y obediente, sumiso, seduce con su calidez para ser protegido, pudiendo llegar a adoptar un comportamiento pasivo agresivo. Puede confundirse con un eneatipo cuatro por su emocionalidad, un dos subtipo conservación o incluso un eneatipo nueve, subtipo sexual.

Existe una necesidad neurótica de calor, una pasión por el ambiente familiar, sin enemigos.

Justificación personal: «me protegen, luego existo».

Su pasión satélite es la calidez. Denominado el fóbico, o el «miedoso», lidia su miedo desarmando a su enemigo a través de su simpatía, su calor y su amistad, así como la necesidad de protección que siente. Es el más dependiente y el que más evita, teniendo una baja auto valoración de sí mismo.

Hogareño y familiar, es trabajador y responsable, desplegando una calidez personal destinada a desarmar la hostilidad ajena.

Puede tener fijaciones hacia quienes le han ofendido, o quizá personas por las que se haya sentido atacado. Siente un gran respeto por la autoridad, contra la que más tarde o más temprano termina sintiendo odio, habiéndose entregado previamente con mucha sumisión.

Eneatipo 6: el fóbico

El subtipo conservación siente su miedo de forma aguda, llegando a paralizarse ante la duda. Es tímido, indeciso y vacilante, pudiendo llegar a mostrar incluso ataques histéricos. Sumiso e inseguro, trata por todos los medios de mantenerse lejos del peligro. A menudo imagina catástrofes y situaciones límite, preocupándose en exceso por los asuntos económicos, siendo muy frecuente que presente conflictos a causa del dinero o de los bienes materiales.

Subtipo Social (Deber y Obligación)

Deber, obligación.

Existe una necesidad neurótica de obtener unos puntos de referencia, reglas y normas, a los que atenerse. Una pasión por el «debe ser».Todo es blanco o negro a sus ojos, por lo que fácilmente se confunde con el eneatipo uno subtipo conservación, a causa de su rigidez.

Justificación personal: «obedezco, luego existo».

Su pasión satélite es el deber y la obligación de cumplir a toda costa. El subtipo social, también conocido como «prusiano» (en referencia al estereotipo de la rigidez alemana), se rige por el cumplimiento del deber. Necesita adscribirse a las normas y leyes, los estatutos, etc., identificándose mediante una manera concreta de pensar, todo ello para encontrar la seguridad. Convencido de que tiene la razón, es extremadamente rígido, correcto, responsable y controlado. Es el mental de los tres subtipos.

Gran devoción por cumplir con las responsabilidades, buscando la claridad de las reglas y las normas, que cumple fielmente como un modo de digerir su miedo a la autoridad y protegerse al mismo tiempo. Fanático. Con frecuencia busca la seguridad y el respaldo de amigos y aliados, valorando el número de elementos pertenecientes al grupo y no contemplando su vida sin la pertenencia a un grupo. Eficiente, legalista, no soporta estar en «tierra de nadie» y prefiere tener varias opciones para solucionar los problemas, sin decidirse por ninguna de ellas en concreto.

Su pensamiento está centrado en la creencia de que acatando las reglas y normas y portándose bien, nadie podrá castigarle. Obediente con el de arriba y tirano con el de abajo, acusa a quien no cumple con la autoridad, mostrando que acata las normas y tiene un buen comportamiento, al contrario que otros. Por ello es el más frustrado de los tres subtipos, pues siempre hay alguien del grupo que desobedece las normas, etc.

Puede llegar a ser un fanático obsesivo de una causa o grupo, sintiéndose parte de algo mucho más grande que él mismo. Necesita adscribirse a algo, para dejar de dudar. No soporta el caos, la improvisación, la intuición, el esoterismo, etc.

El miedo fanático como deber y obligación

Amante de las normas, los protocolos y los uniformes. Trabaja para un grupo y no para él mismo.

Subtipo Sexual o Intimidad
(Fuerza / Belleza)

Opuesto al «fóbico», el subtipo sexual o «contra fóbico» ataca antes de ser atacado, ocultando su miedo a través de un comportamiento fanático que le hace sentirse fuerte y beligerante ante la vida, mostrando una imagen de fuerza y temeridad.

Puede disimular su inseguridad bajo una máscara de firmeza y desafío a la autoridad, o por medio del coqueteo y la seducción. Desea encontrar una pareja poderosa y capaz. Le preocupa parecer débil o exhibir sus miedos, por lo que frecuentemente practica artes marciales o busca un estilo de vida que le haga parecer fuerte y disciplinado en extremo. Híper-vigilante, duda constantemente de sí mismo y de los demás. Presenta explosivas reacciones emocionales, así como una tendencia a resultar depresivo y voluble.

«Subtipo sexual: fuerza y belleza»

Fuerza, belleza.

Existe una necesidad neurótica de ser capaz de intimidar, una pasión por mostrar la fuerza y atacar antes de ser atacado. La belleza como complemento a la fuerza.

Es el instintivo, orientado a la acción. En el caso del hombre, la fuerza suele ser la pasión satélite, que muestra en público, haciendo alarde de ella. En el caso de la mujer, la pasión satélite es la «belleza», que es muy agresiva.

Justificación personal: «soy fuerte e intimido, luego existo».

Su pasión satélite es la fuerza, en el sentido de que ataca antes de ser atacado. Opuesto al «fóbico», el subtipo sexual o «contra fóbico» oculta su miedo mediante un comportamiento fanático que le hace sentirse fuerte y beligerante ante la vida, mostrando una imagen de fuerza y temeridad. No soporta tener un líder o alguien por encima, y es por ello que está compitiendo constantemente. A menudo se cree que es como el eneatipo ocho, pero a diferencia de éste presenta una paranoia mental de lo que acontece.

Puede disimular su inseguridad bajo una máscara de firmeza y desafío a la autoridad, o por medio del coqueteo y la seducción. Siempre está desconfiando y no termina nunca de confiar. Es rebelde, problemático, conflictivo, y puede ser un acosador paranoide y un maltratador.

Desea encontrar una pareja poderosa y le preocupa parecer débil o exhibir sus miedos, por lo que frecuentemente practica artes marciales o un estilo de vida que le haga parecer fuerte y disciplinado en extremo. Híper vigilante, duda constantemente de sí mismo y de los demás, con explosivas reacciones emocionales y tendencia a resultar depresivo y voluble.

Se arriesga continuamente y busca situaciones que representen un reto, poniendo a prueba su valor, fuerza y auto confianza. Necesita demostrar su poder en cualquier situación, para prever que nadie se vuelva en su contra. Se involucra en deportes extremos y artes marciales y frecuenta los gimnasios, escala los montes, etc., invirtiendo mucho tiempo en trabajar su físico para ser fuerte y poderoso. La mujer perteneciente a este subtipo posee una mezcla de fuerza, belleza y masculinidad.

Utiliza mucho el mecanismo de defensa de la proyección, creyendo que son los demás quienes hacen lo que él hace (tretas, chismes, etc.).

Volver a inicio de Página

11-Integración (del 6 al 9)


El eneatipo 6 integrado puede ser un excelente miembro de equipo, un soldado leal y un buen amigo, puesto que habitualmente trabaja para una causa, del mismo modo que otros trabajan para su propio beneficio. La integración del eneatipo 6 puede lograrse desarrollando la virtud del valor, mediante la práctica de las siguientes actitudes:
  • Consolidar la propia autoridad interior.
  • Aprender a correr riesgos y a tomar decisiones para ganar la propia confianza.
  • Crecer más en los valores de fondo que en las normas o instituciones.
  • Privilegiar la acción en lugar de obsesionarse con elucubraciones mentales teñidas de miedos y peligros, a menudo imaginarios.
  • Responsabilizarse de las propias opciones y acciones, sin esconderse detrás de la autoridad.
  • Expresar con claridad las propias ideas, sin dejarse llevar por el miedo o por la duda frente a posibles reacciones o críticas.
  • Promover la propia autonomía e independencia, tomando decisiones en sintonía con los propios valores, a pesar del contraste con el parecer ajeno.
  • Ser audaz: perder el miedo a sobreponerse.
Mediante la práctica de dichas actitudes, el eneatipo 6 logra progresar en los siguientes aspectos:
  • Resuelve su ambivalencia y su angustia respecto a sí mismo y los demás.
  • Es mucho más abierto, receptivo y compasivo con otras personas, ampliándose su espectro emocional.
  • Emocionalmente es estable, pacífico y sereno.
  • Se vuelve autónomo e independiente, una persona en la que se puede confiar.
  • Es capaz de reafirmar y apoyar a los demás. Se independiza y está paradójicamente más cerca de los demás.
  • Gana un mayor número de amigos.
  • Mayor autoridad: los demás le buscan por que es sano, maduro y bien intencionado con la gente. A su naturaleza juguetona y sentido de humor se suma el carácter alegre y el optimismo del eneatipo 9, obteniendo no sólo seguridad, sino la capacidad de confiar en los demás. Ya que ahora confía en sí mismo, puede finalmente confiar en los demás.

Dirección de integración

Volver a inicio de Página

12-Desintegración (del 6 al 3)


El Eneagrama no está orientado a las distorsiones de la personalidad y patologías mentales. En su patología o enfermedad, el eneatipo 6 puede padecer un trastorno pasivo-agresivo o de personalidad evasiva. Trastorno paranoide, de dependencia, trastorno disociativo, personalidad evasiva, comportamiento pasivo-agresivo y ataques de ansiedad intensos.



Dirección de Desintegración
Volver a inicio de Página


13-Ficha


Pasión: la cobardía.
Centro: pensamiento.
Fijación: duda.
Visión de sí mismo: «yo obedezco».
Estructura de temor (lo que evita): transgresión.
Estructura de deseo: sentirse seguro.
Trampa o justificación: seguridad.
Calificativos: El Escéptico. El Guardián. El Apagafuegos. El Leal. El Miedoso. El Incondicional. El Tradicionalista.
Hábito: Espalda ancha, cuello corto y fuerte, cuerpo estético, bien formado. A veces defensivo, con una mirada nerviosa e intermitente, o desafiante, sosteniendo la mirada. Otras veces con una mirada amable y divertida. Ojos vivaces, con chispa y que pueden cambiar de tonalidad según el estado interno. Movimiento corporal constante, nervioso, gesticulador.

Famosos: : Woody Allen. Adolf Hitler. Jean Claude Van Damme. Steven Seagal. Lee Harvey Oswald. Chuck Norris. Julia Roberts. Anthony Perkins. Meg Ryan. Kim Basinger. Michelle Pfeiffer. Mel Gibson. Rambo. Don Quijote. Sayid Jarrah (social), John Locke (social) y Kate Austen (sexual), de la serie «Lost».


Volver a inicio de Página

14-Vídeo Descriptivo Eneatipo 6 (Claudio Naranjo)


A través del siguiente vídeo es posible analizar el eneatipo 6, de acuerdo al doctor Claudio Naranjo, considerado el padre del Eneagrama




Volver a inicio de Página



Atentamente:
Rafael Moriel

jueves, 3 de mayo de 2012

Elvis Presley Como Eneatipo 2 del Eneagrama


Ficha

Elvis Aaron Presley

Pasión: el orgullo y la soberbia.
Centro: sentimiento.
Fijación: halago, adulación.
Visión de sí mismo: «yo ayudo».
Estructura de temor (lo que evita): sentir que necesita.
Estructura del deseo: sentirse amado.
Trampa o justificación: servicio.
Calificativos: El Ayudador. El Altruista. El Amante. El Complaciente. El Amigo Especial. El Celador.
Fisonomía: Hombre: pecho inflado, aspecto orgulloso que denota comprensión y contención. Mujer: piel de porcelana, formas redondeadas, ojos vivaces. Ambos dulcemente seductores, sonrientes y agradables. Movimientos corporales abiertos y armónicos. Su estado interno emocional se refleja con gran precisión en su semblante. Otros Famosos: Madre Teresa. Madonna. Elvis Presley. Xuxa. Cleopatra. Napoleón. Scarlett O´hara (de la película: «lo que el Viento se Llevó»). Elizabeth Taylor. Jerry Lewis. Don Juan Tenorio. María Magdalena. Alex Forrest (de la película: «Atracción Fatal»).

Breve Biografía

«Elvis» Aaron Presley nació en Tupelo, Misisipi, el 8 de enero de 1935.

A los 13 años, su familia se muda a Memphis, Tennessee, donde en 1954 comienza su carrera artística, acompañado por el guitarrista Scotty Moore y el contrabajista Bill Black, siendo uno de los creadores del estilo rockabilly, un ritmo rápido que mezcla el country y el rhythm and blues.

En enero de 1956, la compañía discográfica «RCA Records» publica el sencillo «Heartbreak Hotel», que alcanza el número uno en las listas de éxitos. Muy pronto y tras varias apariciones en medios de comunicación, Elvis se convierte en el icono del rock and roll, a través de una serie de presentaciones televisivas y éxitos de ventas. Sus interpretaciones, llenas de energía, junto a un estilo desinhibido y su forma de bailar, lo hicieron muy popular y controvertido, a pesar de no frecuentar apenas los conciertos.

En noviembre de 1956 debuta en el cine con la película «Love Me Tender». Dos años después es reclutado para realizar el servicio militar, tras lo cual reanuda su carrera artística.

En la década de los 60 se centra en el cine y en las bandas sonoras, muchas de ellas ridiculizadas por la crítica. En 1968, tras siete años alejado de los escenarios, realiza presentaciones en directo en un especial de televisión que da lugar a una serie de conciertos en Las Vegas y varias giras. En 1973 protagoniza el primer concierto transmitido por televisión, vía satélite, de ámbito mundial, visto por 1.500 millones de personas.

Un consumo excesivo de medicamentos compromete gravemente su salud, hasta que el 6 de agosto de 1977 muere súbitamente, a la edad de 42 años.

Elvis Presley fue sobre todo un intérprete, que se manejaba tan bien con la voz como con el baile, siendo una de las figuras más importantes de la cultura popular del siglo XX. Su versátil voz triunfó en géneros tan dispares como el country, el pop, las baladas, el gospel y el blues, siendo el solista con más ventas en la historia de la música popular. Nominado en 14 ocasiones a los premios Grammy, fue premiado en 3 ocasiones.

Elvis Presley, el «rey del rock», fue uno de los cantantes estadounidenses más populares del siglo XX. Apenas compuso algunos temas propios y habitualmente lo hacía junto a otros compositores.


Atentamente:
Rafael Moriel